... Y TU CEREBRO, ¿DE QUÉ LADO ESTÁ?

... Y TU CEREBRO, ¿DE QUÉ LADO ESTÁ?
" El arte está presente en todo lo que hacemos para agradar a nuestros sentidos ". Herbert Read. ... Y TU CEREBRO, ¿DE QUÉ LADO ESTÁ?

domingo, 18 de diciembre de 2011

LA EDUCACIÓN ARTÍSTICA A TRAVÉS DE LA HISTORIA

Tras leer el texto de Ricardo Marín "Historia de la Educación Artística" extraído del libro Didáctica de la Educación Artística (2003, Madrid, Pearson/Prentice Hall) no puedo detenerme en un sólo enfoque de la educación artística a lo largo de la Historia. Más bien aunaría los tres que me parecen más destacables y que pertenecen al siglo XX. El paso del tiempo influye, lógicamente, y eso se ve en el desarrollo del pensamiento en este área y en la evolución que experimenta frente a otros siglos atrás. El enfoque que nos ofrece el descubrimiento del arte infantil en la primera mitad del siglo XX supuso una ruptura de la manera de ver la educación muy en sintonía con lo que estaba ocurriendo a principios de siglo con la irrupción de las vanguardias. En este blog he estado apoyando la idea de que todos podemos ser artistas. Precisamente porque creo que desde la infancia todos tenemos la capacidad de crear, de expresarnos sin censuras, sin prejuicios, dejando que la mano se mueva con libertad. Es el punto de partida para continuar con nuestra faceta artística. El hecho de que se fijaran en cómo los niños desarrollaban su propio arte fue el detonante para que se realizaran estudios psicológicos y pedagógicos en ese sentido y para que se pusiera el punto de atención sobre cómo estimular y fomentar la actividad escolar a través del dibujo y la pintura libre. Más avanzada es la visión de Herbert Read y Víktor Lowenfeld que se centró más en la persona que en los contenidos. Un enfoque más humano que concibe a la persona como alguien en quien potenciar su sensibilidad, su capacidad creativa, sus posibilidades expresivas y comunicativas, la seguridad en sí mismo y en su forma personal y única de comprender el mundo. Esta es una idea muy actual que surge entre los alumnos de la Facultad cuando están haciendo cualquier ejercicio. El resultado es muy importante pero se suele dar también protagonismo a la vertiente psicológica y mental del acto de crear y hacer arte: cuestión de autoestima, de crecimiento personal, de creencia en uno mismo, expresión de emociones ocultas y descubrimiento del mundo creativo. La educación artística que plantean Read y Lowenfeld está muy relacionada con la Facultad de Bellas Artes que propongo en el ejercicio 9: crear según la personalidad de cada uno, con respeto hacia el desarrollo creativo de cada uno. Sí difiero del hecho de que no quisieran que se siguiera ningún modelo o no se tuviera cómo referencia la obra de otros autores porque creo que no "amordaza" sino que en todo caso enriquece. Todo lo que hagamos siempre va a tener una referencia anterior que nos ayuda a abrir nuevas vías de creación. Especial referencia tiene la visión de Rudolf Arnheim que potencia el mundo de la imagen y desarrolla su propio lenguaje. Pintar, dibujar, etc, son formas de pensamiento, actividades mentales. El poder de la imagen en nuestro tiempo no puede pasar desapercbibido para la educación artística.

2 comentarios:

  1. Muy bien argumentado Lola, en tu posicionamiento te adelantas a la corriente más imperante hoy, aunar las diferentes opciones: expresión y lenguaje.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Javier, por todos tus comentarios. Intentaré seguir tus indicaciones. Saludos.

    ResponderEliminar